Nuestra Salud Mental en Tiempos de Cuarentena

NUESTRA SALUD MENTAL EN TIEMPOS DE CUARENTENA O COMO ESCAPAR A LA LOCURA AUTOMÁTICA

Antecedentes

Son las 3.44 de la madrugada, no puedo dormir, han regresado los gatos a mi ventana y lloran como bebes. Tengo algunos temas que me vienen dando vueltas en la cabeza, así que aprovecho para escribir este pequeño artículo. En principio debemos reconocer que El Perú en los últimos 20 años tuvo un crecimiento económico destacable, se redujo la pobreza, la clase media creció, no se usó la maquinita de producir billetes como en otrora, se incentivó la inversión extranjera, hubo preocupación por los acuerdos comerciales internacionales, nos manejamos dentro de una sana democracia y respetamos el sistema económico, definitivamente mejoramos en diversos aspectos, inclusive llegamos al mundial.

Sin embargo, así como hay cosas buenas, hay cosas malas, unas que no cambian y otras que empeoran. Se ha mantenido la polarización de los políticos, lo que ha conllevado a la incapacidad de tomar acuerdos en aspectos pendientes por mejorar en nuestro país, se enfrentan entre ellos y solo hay un perjudicado, el pueblo. Así también seguimos con el cáncer que conocemos como corrupción, inclusive con los últimos presidentes involucrados en estos temas. Como dijera Manuel González Prada hace unos 100 años “El Perú es un organismo enfermo: donde se pone el dedo, salta la pus”. Por otra parte, seguimos mal en educación, estamos en crisis, y ni que decir de la seguridad, cada vez estamos peor, campea la delincuencia y no vemos medidas que nos indiquen que esto va a cambiar.

Otro punto en el que venimos fallando, es la salud pública, con un sistema ya hace tiempo colapsado, con falta de infraestructura, citas que demoran meses, falta de medicamentos, o falta de especialistas, entre otros puntos. Dentro de la salud tenemos lo referido a Salud Mental. Tengo la impresión de que en el inconsciente colectivo del peruano está que los psicólogos o psiquiatras son solo para los locos, y quizás no me equivoque en mi apreciación, lamentablemente somos una sociedad con muchos prejuicios. Creo que muchas personas en algún momento hemos sufrido de estrés, depresión, ansiedad, desgano o irritabilidad por diversas situaciones y no hemos buscado ayuda, menos profesional y creo que está mal, pues considero que son los especialistas quienes deben de intervenir en estos casos. Aparentemente una doble falla, tanto de El Estado y como de La Sociedad.

Consultando con especialistas, me comentan que por parte de El Estado detectan fallas como bajo presupuesto para este sector, falta de profesionales insertados en el sistema público, personal que no conoce de políticas públicas, personal no capacitado debidamente, concentración en Lima de la mejor calidad de atención, incapacidad de gestión.

La locura automática

Estos días estamos viviendo en un contexto difícil, entre otras cosas por la pandemia. Hay una total incertidumbre de lo que va a ocurrir, ni sabemos que ocurrirá al día siguiente, pues tenemos al presidente emitiendo decretos y a los días modificándolos, llenándonos de ansiedad con sus mensajes y ausencias, con personas afectadas con reducción de sueldos o despidos, con personas que viven del día a día y no pueden salir de sus moradas, con personas que ya no tienen que comer, a quienes no les tocó el bono, ni las canastas y no tienen ni cts ni afp, con las redes sociales y la televisión llenándonos de preocupación y de miedo, incluso a veces con noticias falsas. Otras personas, como ya mencionó una compañera columnista en este portal, se sienten agobiadas con sus hijos, pues los niños también se aburren y lloran o gritan y puede ser algo muy estresante para ellos y para los padres. Hay pues una serie de situaciones en las que muchos empezamos a perder la paciencia y nos vemos afectados. También he sabido de casos de personas que hasta antes de la cuarentena juraban quererse y que hoy no se soportan, o parejas que se quieren divorciar.

Mi experiencia personal en esta cuarentena es desde el distanciamiento social en soledad. No haré una descripción como la de Maki Miró Quesada, pues no tengo un stock de champagne como el de ella, aunque sí varias latas de cerveza. Si bien mi día a día se vio trastocado, traté de hacer una rutina y respetarla para no caer en la locura automática. Estuve haciendo limpieza, viendo algunas series y películas, voy terminando de leer un segundo libro y escribiendo algunas cosas, estuve practicando freestyle y escuchando todo tipo de música, cantando desentonado y metiéndole feeling, comunicándome por whatsapp y por llamadas con mi entorno cercano, también estuve usando el zoom con amigos, a pesar de ser tan cuestionado, viendo facebook lives de derecho, del grupo 5 y de Daniel F, he jugado unas 200 partidas de ludo y he ganado solo un par, siempre riéndome y acompañado de algo para picar. Pasé un par de días malhumorado, días en los cuales ni cogí el teléfono y no quería saber nada de nadie, solo quería comer y dormir, porque llega un momento que te aburres y estas irritable, no quería ni escuchar a Vizcarra, lo llegué a odiar. Sin embargo, es fundamental entender y tener presente el porqué de la cuarentena y tratar de manejarse desde la gratitud y la actitud positiva, ya que están tratando de hacer lo mejor para todos y siempre tenemos algo que agradecer.

Lo que no había considerado es cómo se sentirán quienes exponen su vida diariamente, en lo que han llamado la primera línea, me refiero a las personas que trabajan en salud como médicos y enfermeras, así como los policías y el personal de las fuerzas armadas, quienes nos cuidan a expensas de su vida y probablemente tengan que manejar miedo o frustración, inclusive teniendo que aguantar a malcriados quienes los agreden física o verbalmente, pues siempre hay quienes creen estar sobre la ley. Mi reconocimiento y admiración a este grupo de personas, son unos héroes.

Escuché a un psicólogo mexicano quien decía que en estos días debíamos de trabajar con las tres C. Primero, la Creatividad, ver qué puedo hacer durante este tiempo, no solo para distraerme sino para hacer cosas que me lleven a ser una mejor versión de mí, segundo, el Cuidado, tanto físico como mental, analizándome internamente, y expulsando mis demonios y tercero, la Comunicación, con mis seres queridos y con las personas que extraño.

Una amiga psicóloga, recomienda evitar el contacto con información sobre esta crisis, sea real o no real, pues entiendo que nos sobreexponemos (si existiese esa yuxtaposición). Según comenta solo debemos informarnos de medidas preventivas y ya. No enterarnos de la cantidad de casos o muertes, y debemos practicar actividades personales que busquen fomentar el desarrollo personal

Asimismo, aprovecho para comentarles que existe una línea de escucha y Apoyo Psicológico, gracias a Psicólogos Contigo, que es una iniciativa solidaria que brinda apoyo psicológico en situaciones de emergencia. Está conformado por un grupo de instituciones de orientación psicoanalítica. Psicólogos Contigo les ofrece durante el período de cuarentena, un espacio de soporte emocional gratuito, personalizado y confidencial, contactándolos con un especialista. Él podrá escucharlos y orientarlos sobre el manejo de sus hijos (niños y adolescentes) en casa. Para acceder al apoyo psicológico y poder ser atendido por los especialistas de Psicólogos Contigo es necesario ingresar a el siguiente enlace: https://is.gd/oXiBQK , llenar un formulario e inmediatamente un profesional se contactará con la persona por teléfono.

Iniciativa similar ha tomado el Arzobispado de Lima, pone a disposición de los feligreses una Central Telefónica para la escucha y el acompañamiento espiritual, al 2037700 opción 2 de lunes a sábado de 9.00 am a 1.00 pm y de 2.00 pm a 6.00 pm.

Recomendaciones

Para concluir y retransmitiendo lo que me aconsejaron, primero tomemos conciencia del porqué de la cuarentena y entender que es por nuestro bien y de todos, segundo, que nos organicemos en las diferentes actividades que podamos realizar y aprovechar nuestro tiempo, con creatividad, cuidado y comunicación, evitemos sobrexponernos a mucha info y atender fake news. Además, si en algún momento notamos que caemos en ansiedad o depresión también recomendaría tomar contacto con alguien, en especial con algún especialista. Es mi consejo, con cariño, a mí me sirvió creo, aunque sé que no me harán caso porque antes de la cuarentena ya estábamos todos locos.

 

The following two tabs change content below.
La lectura es mi pasión

Latest posts by Carlos Vargas-Machuca G. (see all)

Un comentario sobre «Nuestra Salud Mental en Tiempos de Cuarentena»

  1. Buen análisis de la coyuntura actual, un extenso artículo con comentarios personales y consejos brindados gracias a charlas con profesionales del tema emocional y mental.
    Cualquier opinión o debate será en persona mi estimado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *